Reflexiones en una banca del parque Kennedy

por patrickjmacosta

El mundo es una isla en el océano de la noche

Una isla que no podemos abandonar

Las estrellas, náufragos del cristal de un catalejo

De treinta o treintaidós centímetros

En el polo celeste el niño alado

Al lado de la Polar y la Osa Mayor

93 mil millones de universo observable

93 mil millones de bramidos en el mar

Que se expanden en la bruma y se pierden para siempre

Y aún más pequeños, los hombres

[se contraen

Con la señal de auxilio pintada en el rostro

Con las barbas crecidas y el estómago hambriento

En el lejano punto azul al que llamamos Tierra

Desde el lugar en el que debemos elegir

El MIR o la muerte; quizá la salvación

[la ilusión

De un dios que viene por nosotros en su arca de madera

Para conducirnos, de dos en dos, a un nuevo hogar

Como el que imaginamos en los sueños de los martes

Después de desayunar, de camino al trabajo

Al igual que Dante, Milton y otros náufragos perdidos

Sin saber a dónde ir, y si esto alguna vez fue posible

En 14 mil millones de años, en algún momento antes del tiempo

Pero nada de eso importa

Porque el mundo es una isla

Y no podemos huir de ella.

 

Anuncios