Introibo Ad Altare Dei

Relato del manifiesto de un retrato descriptivo

Mes: agosto, 2013

Brevísimo cuento infantil

Esta es la historia de un borracho, un borracho llamado Grimor. Vagaba el buen hombre por las calles de Dublín, tambaleante e inmerso en una hermosa danza al son del agua de vida. Proyectábase su sombra en el claro del bosque, donde los rayos de luna alcanzaban a transfigurar su nariz aguileña, dándole la forma corva de una potente ave celestial. Vio un dragón en el cielo: “Estoy muy borracho”, pensó. Bajó el dragón a la orilla del lago, asentó sus alas, otorgándoles la mítica de un arco perfecto; le habló de esta forma: —— ¡Oh! Grimor, hombre entre hombres, bendito y hermoso; mereces una evocación propia de las antiguas epopeyas griegas. Déjame ser tu musa inspiradora, y pídeme tres deseos.
—— Estoy muy borracho ——balbuceaba Grimor——.
—— Pídeme tres deseos ——repitió el dragón, impaciente——.
—— Bien ——dijo Grimor, con la voz ronca y entrecortada como precedente de su embriaguez en el bar de Louise, horas antes del presente suceso——, quiero que revivas a mi esposa. La quiero devuelta.
—— ¿Cómo murió? ——inquirió el gigante reptil——.
—— Yo la maté ——respondió el borracho——.
—— ¿Por qué la mataste?
—— Me era infiel.
—— ¿Con quién?
—— Sospecho que conmigo mismo.
—— No puedo, pídeme otra cosa.
—— ¿Por qué?
—— Porque tú la asesinaste ——respondió la musa——.
—— Errhm… De acuerdo. Entonces, dame una botella de whisky.
—— Héroe entre héroes ——recitaba el animal——, como tú lo has pedido, así tus anhelos serán cumplidos. Y de pronto, una botella del más fino whisky irlandés apareció en la mano de Grimor, quien, feliz por el extraordinario acontecimiento, reflexionó: —— Me has hecho sentir vivo de nuevo, estoy satisfecho ahora que me diste lo que siempre he querido. Tengo en este momento todo lo que necesito, puedes irte. No se me viene a la mente ningún otro deseo.
El dragón, con sutil ligereza, se sumergió en el lago; desapareciendo en una fina floritura que dejó una pequeña marca en la cristalina fuente, hasta borrarse por completo.
Grimor se incorporó del suelo. Pudo ver la abolladura del automóvil que lo había golpeado. Se notaba grande y robusta, como su cuerpo mismo. Un DeLorean, al parecer (estaba oscuro). Era raro ver un DMC-12 en Dublín; era raro ver uno en el mundo. Y aún más extraño verlo chocarse. Pero ¿qué probabilidades había de que sea con él? Un verdadero milagro, sin duda. «¡El muerto se ha levantado!». Oía el tumulto de la gente, gritos encontrados en desorden, alaridos que se batían en el caos de las avenidas circundantes, susurros apagados, huecos… Y el frío del invierno estremecía sus entrañas. Las sirenas se acercaban. Ahora sí iba a morir, lenta y dolorosamente. Recordó el pasado. Sujetó fuertemente la botella de licor que le fue entregada como última voluntad. “Estoy muy borracho”, dijo.

Asociación libre

El otro día estaba «leyendo» / revisando Finnegans Wake y me encontré con una extraña sorpresa:

Creedless, croonless hangs his haughty. There end no moe red devil
in the white of his eye. Braglodyte him do a katadupe! A condamn
quondam jontom sick af a suckbut! He does not know how his
grandson’s grandson’s grandson’s grandson will stammer up in Peruvian
for in the ersebest idiom I have done it equals I so shall do. He dares not
think why the grandmother of the grandmother of his grandmother’s
grandmother coughed Russky with suchky husky accent since in the
mouthart of the slove look at me now means I once was otherwise. Nor
that the mappamund has been changing pattern as youth plays moves
from street to street since time and races were and wise ants hoarded
and sauterelles were spendthrifts, no thing making newthing
wealthshowever for a silly old Sol, healthytobedder and latewiser. Nor
that the turtling of a London’s alderman is ladled out by the waggerful to
the regionals of pigmyland. His part should say in honour bound: So
help me symethew, sammarc, selluc and singin, I will stick to you, by
gum, no matter what, bite simbum, and in case of the event coming off
beforehand even so you was to release me for the sake of the other
cheap girl’s baby’s name plaster me but I will pluckily well pull on the
buckskin gloves! But Noodynaady’s actual ingrate tootle is of come into
the garner mauve and thy nice are stores of morning and buy me a
bunch of iodines.

Evidentemente, en la literatura extranjera se pueden mencionar muchos casos de menciones (directas o indirectas) a Perú, a su gente o ciudades. Ahí tenemos el caso de Drácula de Bram Stoker; obra en la cual se puede leer una carta dirigida por Quincey Morris a su amigo Lord Godalming [Arthur Holmwood] en la que recuerda sus aventuras, incluyendo un viaje al lago Titicaca. Yendo más allá, a otro tipo de textos, también podemos mencionar las remembranzas de Darwin en su Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo, en el que describe su breve paso (y mala impresión de invierno) por Lima y el puerto del Callao. Y así muchos ejemplos más (entre los que destacan Borges, Dickens, Wilde, entre otros).

Como sea, me pareció curioso encontrar la que —probablemente— sea la única referencia a nuestro país en toda la obra de Joyce.

Pero lo que me inspiró aquel laberinto del lenguaje no fue precisamente un irracional amor patriótico, sino que me puse a pensar (sin mucho sentido precedente, lo acepto) en que sería bueno experimentar ciertas técnicas narrativas (algunos intentos de crasis y neologismos idiosincráticos por ahí); en especial la de la asociación libre. Básicamente se extrapola [a la literatura] la idea freudeana de una suerte de lluvia de ideas sin orden, coherencia y relación alguna (por eso la referencia velada a Beckett y lo absurdo): a medida que van apareciendo en la mente. Este flujo de pensamiento emparentado directamente con el monólogo interior, hizo que recordara a la entrañable Molly. Entonces, se me dio por creer que no sería apropiado usar signos de puntuación limitantes en un ejercicio de esa naturaleza. A nivel consciente, fue mi primera vez. En el pasado escribí de una manera parecida (buscando nuevos estilos narrativos-experimentales), sin saber al respecto; de forma más estructurada. Lo que se vomitó el día veinte fue una expulsión acalorada e intermitente que necesitaba ser engranada de una u otra forma. Y sin darme cuenta, fue agarrando conectividad; sin que yo pudiera evitarlo. Como diría Lynch, el resultado llegó a tener perfect sense. Supongo que así fue como se sintió al momento de grabar escenas diversas sin aparente relación que al final encajaban en un conjunto surrealista y onírico. Interpretar lo que tú mismo has hecho no es una tarea tan complicada, pero tampoco sencilla.

En fin, dándole término a toda esta introducción, aquí está el resultado final:

Tranquilamente anquilosado irrefutable descolmado paraje sobre el riachuelo de la casa serpenteante cyangenta que da al río conmensurado por el que pasa la elegía del presidente en la guerra del vietcom en el comienzo de la creación en la que los gigantes titanes dioses atacaban el maíz de las praderas convertidas en el fuego de la vida que dio inicio a la canción humana perdida en la espiral ob/scura del eneagrama que entona la roda del héroe Siricio con la espada flameante del noveno Dante ¡traición traición! en el infierno y el sexto cielo de Nobunaga como un soquete que baja en la calle Bakercon y los huevos de Monsieur para el desayuno taxativos laxantes que circundan los extremos de valles escarpados aclamando la fortaleza freudeana jungeana adleriana del sexo conmovedor de Atila y Sigfried engendraron el hijo de Brynhildr cayendo lágrimas ciegas salan el mar de Cesar y fecunda Egipto en explosión alejandrina mirriadas al campo de flores y la put’a de Babilonia cuelga de un jardímausoleo atraviesa las piernas del coloso y termina en el Zeus piramidal de la historia hermética simbolismo baneado en el tiempo de O.T.O. y Crowley también quiere huevos ocultos en la noche de los relatos de Gurdjieff y el ritual rojo sigils escupe la fortuna de los caídos en claves secretas rutean las llaves de los warhol en la esencia del akash y abren cavas de vino que destilan sílfides y salamandras ahogan ondines buscan el oro de los gnomos y el tesoro de la filosofía convertido en piedra de plomo por los principios alquímicos “como es arriba es abajo” “nosce te ipsum” provocan la caída de la cuarta dimensión y el pecado supremo de la orgía primordial debajo del árbol de la sabuddharía hinchan las venas del tao confunden ejércitos y cruces rojas del templo de Solomón (está solo está solo está solo) temple masónica clavan flechas en Nues imperiales vienen de la familia Miyamoto Minamoto la nueva era atraviesa el samsara el karma el dharma el dios que asesina el dios de las flores el demonio del paraíso que ríe que llora que siente el frío de Lilith abandonada por Adan y Eva es Babilonia y la manzana es el orgasmo y la serpiente es el ángel que viene que ilumina y desgarra que desencadena a Prometeo que alza la pata del tigre que bebe los siete mares contados milyunveces y pierde el Valhalla sometido ante los designios de un Ser superior que nos abraza nos asfixia y nos miente pero Dios es otro es otro es otro cuatro palabras cinco puntas el cáliz el yoni la espada el falo el bastón de los patriarcas la columna vertebral el sello ¡Salomón! y la estrella ¡David! son uno y el universo azogue para el Mercurio plata para la Luna cobre para Venus oro para el Sol hierro para Marte plomo para Saturno estaño para los ojos de Júpiter las alas del caduceo conducen a la espina dorsal de Anhk y la quimera del incienso mirra aloe azufre alcanfor se transforma en un mutra un grimorio un mantram un KLIM KRISNAYA GOVINDAYA COPIJANA VALLABAYA SWAHA en el plano astral la unión y la armonía 1.618 para no ser un HANAMUSSEN y caer en las manos del chacal de chacales YHWH ELOHIM se oculta Adonai no es su nombre y MIKAL lo protege la llave del silencio secreto es el pilar de Cronos que engulle al mundo cuadradotriángulocírculo Nereida olvida a Tau recuerda a Aleph recuerda a Nemeas evoca las siete iglesias los siete chacras Gob Djin Paralda Nicksa son los reyes que han venido que se van se llevan los sentidos son ciegos Erelines del A y O la cruz del padre el fuego de la madre el alma del hijo el verbo del uno el dos y el tres se debaten por otro rumbo de la historia cruzan el mar el océano el que atraviesa el campo de flores con aroma a Swift para ser un Houyhnhm y quebrantar Missislifi a través del dulce canto de la soledad existencial y el heroísmo de la náusea del tiempo del ser de la supermuerte de la razón que levanta a Ziz Leviatán y Baphomet del sueño perdido la différance erística y la investigación de Wittgenstein en Atlas en Marx en el método de la fenomenología en la voluntad y la representación en el sistema y su historia en los paradigmas y las revoluciones científicas en Darwin se sostiene la última esperanza del crujido y la explosión como decía Eliot el último suspiro es un quejido de dolor amplificado por un magnetófono que emite jerigonzas porque sólo existen dos disecciones en el mundo ¿cuál es tu mundo? pensábamos en Nibelung y Shilbung como en un Bildungsroman de Morgenstern sazonado con la música de Fiódor y su colega que posee el anillo pensábamos en Pausanius en los Pródomos en el nihilismo nietzscheano en la revelación de Goethe y el legado de Karnov connaturales teutones veleides telegráficos en la plasmación de Petrarca en el pájaro de Hermes y los textos fragmentarios del segundo siglo que constituyen los siete rayos metafísicos de la magna mater y la teosofía de Blavatsky de Djwhal de Rosenkreuz hijos del eclectismo hilozóico herederos del mundo de las ideas de Platón y la materia encarna el cioranismo y los astros de Eminescu de la antigua rumania poseída por el demiurgo mientras Proust siente y Joyce piensa se traza el pesimismo orwelliano antes de nacer de un poema de Pound ¿o de Yeats? y el antiguo Krishna reencarna en la comedia celestial de la ironía humanna que cruza por una montañowsky mágica y sagrada repicando las insurgentes fuerzas de la próxima revolución la próxima caída el próximo pecado inherente que se repite cien veces por cien generaciones durante la eterna vuelta de la ruleta insogne que mueve los engranajes y da cuerda al reloj habla por el bardo de los muertos habla por el libro de la vida el ego encarnado en la vasta tierra la disolución de la p/sicología el viaje de la mísitca la droga de Judas que mira el fuego incognoscible de la sabiduría de nuestros ancestros mañana y tal vez pasado mañana esperando a un hombre que nunca vendrá ¿quién es? y no llega y la salvación inverencial destruye el erudismo destruye la medicina que necesitan los etéreos el cambio es la mezcla y la suma de los componentes primordiales y el fénix resurge y el dragón vuela la tortuga y el tigre están de más la bóveda celeste atormenta el camino de Odín una catástrofe se acerca Vico pensó en Lemuria pensó en Atlántida pensó en nosotros y nosotros pensamos en él y en el polvo cósmico de la conversión la inteligencia integral de la chispa divina que despertó en el momento de la muerte de aquella memoria inconsciente que alcanza a tocar una nota melódica que grita ¡finn!

Filosofía lingüística: cuestión fundamental

[…]Ahora, ese proceso informativo puede ser intencional o no intencional. En el segundo caso, manifestaciones naturales que entendemos de una u otra forma. En el primero, creo que un signo como emisor no transmite o comunica nada en sí mismo si es que no hay un receptor, porque no tendría un sentido. Por lo tanto, no existiría como forma de lenguaje: una de sus características es ser artificial, vacío. Dependiendo de la asignación que se le haga. Sin embargo, la transformación de fonemas utilizados en el lenguaje y el habla; también son símbolos más abstractos cuya asociación se dio por conveniencia general a través del tiempo.
Si cada emisor te toma como elemento cambiante y te transforma en palabras transmitidas por medio de la lengua o el lenguaje; y estas varían no solo con los que trasmiten el mensaje sino también con los receptores, eso quiere decir que cuando tomamos a alguien y lo convertimos en objeto abstracto utilizado en un código de información (de múltiples formas y características) esto no sólo es exclusivo de las personas. Cualquier símbolo o signo que contenga ese ‘algo’ (ni siquiera un objeto necesariamente, un concepto por ejemplo) puede coger ese ‘yo’ y convertirlo en múltiples imágenes exteriores. Por lo tanto, eso nos lleva a preguntarnos… ¿Qué tanto conocemos del mundo real y qué es imaginario? Pero lo que nos funciona está fuera de discusión. Aún así es interesante ver que, si a nivel interno nosotros mismos nos representamos de cierta forma (como la queremos ver, que no es precisamente la ‘verdadera’ -si es que existe alguna-) entonces, ¿cuál sería la representación real de lo inmaterial? ¿No sería acaso la que nosotros le asignemos como sus “creadores”? Pero quienes ‘nosotros’. Incluso en ese momento se convierte en un simple espejismo.
Y es curioso pensar que, si es que como forma de comunicación no intencional se dan los elementos y símbolos (o signos) cuya intención de origen no es transmitir el significado que le asignamos; entonces nosotros estamos todo el tiempo comunicando de manera no intencional.
A pesar de que pensemos lo contrario.