Bloomsday

por patrickjmacosta

Imagen

El Bloomsday es un evento anual que se celebra en honor a Leopold Bloom, personaje principal de la novela Ulises de James Joyce. Se celebra todos los días 16 de junio desde 1954.

James Joyce (Dublín, 1882 – Zúrich, 1941) fue un escritor irlandés, recordado mundialmente como uno de los más importantes e influyentes del siglo XX.
Es aclamado por su obra maestra, Ulises (1922).

Jorge Luis Borges escribió: “Es indiscutible que Joyce es uno de los primeros escritores de nuestro tiempo. Verbalmente, es quizá el primero. En el Ulises hay sentencias, hay párrafos, que no son inferiores a los más ilustres de Shakespeare…”.

El 16 de junio es el día en el que transcurre la acción -ficticia- del Ulises. Este día los celebrantes procuran comer y cenar lo mismo que los protagonistas de la obra, o realizar distintos actos que tengan su paralelismo en la novela. Especialmente se realizan encuentros en Dublín para seguir el itinerario exacto de la acción.

Como muchos ya saben, hoy se celebra en Irlanda (y en otros lugares del mundo como Estados Unidos, Italia, Inglaterra, Australia, y demás) la conmemoración del día en que transcurren los hechos del Ulises (fecha predilecta del autor, no por el azar, sino a causa de la primera cita que tuvo con su esposa, Nora Barnacle); siendo una excusa perfecta para conmemorar —al mismo tiempo— la obra de Joyce. Se realizan diversas actividades: lecturas en público, recorridos, e incluso dramatizaciones de teatro. Además es un ocasión especial en Dublin para fomentar el turismo de la ciudad y el compartir cultural.

El 16 de junio de 1982 las tropas argentinas se retiraban de Malvinas. También ese día Borges visitaba Dublín, para vivir de cerca el Bloomsday, la celebración que rinde homenaje al “día de Leopold Bloom” en todo el mundo, pero especialmente en Dublín. Junto con el hermetismo, las alusiones eruditas o los experimentos con el lenguaje, en el Ulises de Joyce abundan localismos y cultura popular, sensibilidad camp y pop hacia lo kitsch, lo cursi, y los productos de la cultura de masas, como dice Gamerro. La ciudad de Dublín organiza lecturas, dramatizaciones, conciertos, transmisiones especiales por radio y TV, para exaltar a Joyce y al Ulises —y a los ingresos por turismo— pero el elemento central del festejo está en los fans de Joyce, que se disfrazan de Stephen Dedalus, Leopold o Molly Bloom (o de Joyce mismo), y salen a recorrer las páginas del libro por las calles de Dublín, materializando un extraño carnaval literario, único en el mundo. Sin embargo, la relación entre Joyce y su patria está lejos de haber sido siempre armoniosa.
El Bloomsday marca el retorno simbólico a Ítaca del propio Joyce, que en vida jamás regresó desde su exhilio. El autor de “Dublineses” siempre se refirió con cinismo al nacionalismo irlandés —justamente en las convulsionadas épocas en que Irlanda consiguió su independencia del Imperio Británico— y seguramente los irlandeses no perdonaron fácil ese desprecio: Irlanda fue uno de los últimos países donde se publicó la obra de Joyce; luego de su muerte, ocurrida en Zurich, el gobierno irlandés no envió ningun representante a su funeral. A su vez Joyce consideró a Dublín una ciudad asfixiantemente provinciana y de una moral católica opresiva, y se autoexilió, primero en Pola y Trieste (Italia), luego Zurich y finalmente en París, ciudades desde donde no haría otra cosa que escribir sobre Dublín.
Borges, recorrió el circuito turístico/literario apoyado en su bastón, dialogó con varias figuras literarias que generalmente se dan cita en ese encuentro, y recibió la solidaridad de los irlandeses por el infortunado desenlace bélico con los británicos. Había dicho alguna vez de Joyce es audaz como una proa y universal como la rosa de los vientos.

Aquí les dejo un vídeo:

 

REFERENCIAS:

http://oyeborges.blogspot.com/2010/0…bloomsday.html

http://derechoaleer.org/blog/2012/01/bienvenidos-al-dominio-publico-james-joyce-1.htm

Anuncios